Blog: HCD | En-Forma ¨Formación para profesionales de la salud y el deporte" | Formación para profesionales de la salud y el Deporte
Welcome to our Blog

The daily Post

Read our Blog

Control de la disociación de movimientos en natación

Es evidente que una buena posición horizontal, equilibrada y alineada me va a ayudar a disminuir las resistencias de forma y oleaje en natación.

Conseguidos estos (nada sencillos) objetivos, mis movimientos deben buscar continuidad y optimización con fines propulsivos (fuerza aplicada acorde a la intensidad de desplazamiento pretendida).

No basta con mover rápido el brazo, sino que en primer lugar los segmentos propulsores deben fijar correctamente el cuerpo para poder aplicar dicha fuerza en el agua y por tanto desplazarse (si no, por ejemplo, un bateador de beisbol o un lanzador de jabalina serían unos fantásticos nadadores…). Después, debemos orientar correctamente las superficies propulsivas, dar continuidad de acciones (con leve o ninguna parada en dichas acciones, según la intensidad deseada) y evitar inercias o cantidades de movimiento (circulares casi siempre) inadecuadas.

Y es ahí donde entran en juego la dupla movilidad – disociación.

De poco servirá una gran velocidad en la extensión de hombro si no soy capaz de mantener el alineamiento corporal, ni la posición horizontal ni la estabilidad del brazo que desliza en ese momento, o su armonía durante el recobro previo. Es decir, generaré “botes”, oscilaciones laterales y movimientos de compensación (las clásicas “tijeras” con las piernas). Estas “fugas de energía”, o diferencias entre fuerza aplicada y propulsión obtenida, una vez restadas las resistencias poco modificables, harán que unos nadadores más móviles y hábiles puedan desplazarse más eficientemente que otros con peor movilidad y más torpes en el agua.

Ejercicios en seco como una básica retracción escapar, o una abducción escapular + rotación dorsal, para posteriormente progresar a otros mas complejos como un arm-bar e incluso un Turkish get up (con o sin peso añadido) pueden ser un complemento perfecto para estimular dicha disociación de movimientos y amplitud articular.

Sin eso, poco le vamos a poder decir a nuestro nadador triatleta para que corrija su estilo completo o realice ejercicios analíticos en el agua. Demasiado salto de dificultad, en un medio donde quizá no lo dominan demasiado y que además nos ofrece unas posibilidades de feedback instantáneo inexistentes o reducidas.

Y sin el estudio de su movilidad y capacidad (o incapacidad) para disociar movimientos, iremos a ciegas en nuestras instrucciones como entrenadores a la hora de sugerirles una u otra entrada de mano, uno u otro recorrido en recobro, una u otra altura y flexión de codo en la brazada…

Porque no se puede pretender hacer un ejército de clones cuando las piezas para construir tus Clone Troopers son distintas…

¿Somos diferentes hombres y mujeres?

Si un mal aterrizaje puede ser uno de los mecanismos mas frecuente de lesión en hombres, en mujeres es probablemente el principal.

Así que aprender a aterrizar se hace imprescindible en mujeres deportistas que quieran reducir el riesgo de lesiones en rodilla y cadera.

¡Antes aprende a aterrizar luego a saltar!

¿Por donde empezamos?
¿Cómo progresamos?
¿Cómo Controlamos?

Te espero en el Master de prevención y readaptación de la universidad de Jaén para explicártelo con detalle:

Trabajar la fuerza con vuestros entrenados y tendréis muchísimas más posibilidades para obtener beneficios

Larga la tarde de ayer revisando los diferentes estudios para poder justificar dentro de 15 días en Valencia, la razón por la cual afirmamos que incluir el entrenamiento de fuerza en las preparaciones de nuestros deportistas de resistencia, no es que solamente sea optimizador para su rendimiento (como demuestran muchos artículos en cuanto a la mejora de la economía de carrera o el “Peak Torque Angle” en ciclismo….), sino que la literatura científica además evidencia con CONTUNDENCIA su relación con la reducción a menos de un tercio de las lesiones deportivas. Tanto las lesiones agudas como por sobreuso podrían reducirse significativamente, siendo incluso hasta en la mitad, la reducción en las segundas.

¿Qué ocurre con las otras variables? Curiosamente se obtuvieron estimaciones consistentes favorables para todas las medidas de prevención de lesiones, excepto para el estiramiento (como podéis apreciar en la gráfica)

No me cansaré de repetirlo…..TRABAJAR LA FUERZA CON VUESTROS ENTRENADOS y tendréis muchísimas más posibilidades para obtener beneficios en cuanto al rendimiento se refiere y además (y de regalo)…su riesgo lesional se reducirá de manera significativa.

FIN. No hay más ciego que el que no quiere ver (dicho popular)

¿Cuáles son los mecanismos por los cuales se puede mejorar la resistencia mediante el entrenamiento de fuerza?

En el fantástico libro de Mújika, sobretodo en el capítulo de Aagard & Raastad, In: Endurance Training-Science and Practice, p 58, 2012.

Los mecanismos adaptativos involucrarían una conversión de fibras tipo 2X hacia otras intermedias y más resistentes a la fatiga del tipo 2A, junto al incremento de la fuerza muscular que se mide mediante contracción voluntaria máxima (MVC) y la mejora de RFD.

Las mejoras a nivel neuromuscular y la rigidez musculotendinosa puede contribuir a esas mejoras del rendimiento.

Poco más que decir…”Strength Training”

Diapo 2: Grupo experimental aplicando trabajo de plyo, mayor economía respecto a grupo control, a diferentes intensidades….¿sabéis en qué se traduce eso?

Trabajar las lesiones con fuerza

John Hawley junto a su mujer Louise Burke. en las conclusiones del aquel libro que fue referencia en su momento, afirmaba: “Las mejoras que suponen el entrenamiento de fuerza en deportistas altamente entrenados, no suponen un cambio significativo en el rendimeinto de éstos. Es por ello que quizás sea más interesante pasar más horas remando, nadando o corriendo que en la sala de pesas”. Los estudios MODERNOS (los de hace 20 años) no apoyan el entrenamiento de fuerza para los deportistas de muy alto nivel….

Afirmar eso hace 20 años es lógico, cuando no existía conclusiones claras al respecto, hacerlo en 2017 es una irresponsabilidad profesional y poner en riesgo, no sólo un % del rendimiento de tu deportista, sino además aumentar el riesgo lesional.

¿Cuál es el papel del entrenador para evitarlo-prevenirlo?

Siendo esto así… ¿Cuál es el papel del entrenador para evitarlo-prevenirlo? ¿Cómo evaluarlo? ¿Cómo trabajarlo a lo largo de toda la temporada? ¿Cómo progresarlo desde un contexto analítico hasta una integración del gesto específico de cada deporte?

http://en-forma.es/oedr-modulo-1-prevencion/

¿Cómo evaluar aspectos relacionados con la valoración postural y artro-muscular utilizándola como herramienta imprescindible para la identificación de debilidades y desequilibrios que serán factores de riesgo de lesión y limitantes del rendimiento?

Nosotros como CAFyDE ¿tenemos competencias para realizar dichos test?

¿Y qué test son válidos? La propuesta de Cook (FMS) ¿tiene alguna validez predictiva? según la ciencia no pero…¿es posible que sea efectiva para otros objetivos evaluativos-cualitativos, que no predictivos,? creo que sí…..

Según Liebenson.
“Lo que podemos esperar del FMS del profesor Cook es calificar a tu cliente, a tu atleta o a tu paciente entre los 21 puntos y se puede identificar ciertas competencias de movimiento que se carecen, se puede identificar ciertos movimientos que son dolorosos, o ciertos movimientos que son disfuncionales sin dolor, y todo esto puede hacer destacar ciertos puntos clave que se deben corregir. Por tanto, el FMS es un excelente escenario del movimiento que nos revela determinadas disfunciones clave”.

Lo reflexionamos en http://en-forma.es/oedr-modulo-1-prevencion/

La relación entre la amplitud de movimiento articular y el nivel y edad de los nadadores

Póster del pasado Congreso Internacional Interdisciplinar de readaptación y prevención celebrado en Granada, donde junto a mi compañero Javier Courel Ibáñez presentamos un estudio en el que mostramos la relación entre la amplitud de movimiento articular y el nivel y edad de los nadadores.

A más nivel y edad, grupos excelentes y homogéneos en cuanto a niveles de ADM. Estos niveles de ADM son progresivamente menos excelentes cuanto menos edad tienen los nadadores (la importancia relativa de otros factores como la maduración y el nivel de entrenamiento los suplen). Y los niveles de ADM son malos o muy malos en grupos de edad jóvenes y nivel local.

¿Casualidad? No lo creo…

A modo de resumen, si quieres optar a llegar lejos en natación, empieza por cuidar y mejorar tu rango de movimiento en hombros y tobillos desde muy joven. A partir de ahí, tocará mantenerlo con el paso de los años, e ir mejorando la aplicación de fuerza que eres capaz de hacer en esos rangos de movilidad harto difíciles, que a la vez son la clave para conseguir altos niveles de propulsión (que junto con una reducida resistencia de forma/oleaje, llevarán al nadador a altas velocidades de desplazamiento…).

Biomecánica del Ciclismo

Todos los que quieren iniciarse en el deporte de la bicicleta me preguntan, ¿cuál es la posición ideal para ir en bici?
Y mi respuesta siempre es la misma: depende de la modalidad que practiques y de las cualidades del propio ciclista. Por lo tanto valoraremos a nuestro ciclista y buscaremos adaptarlo según requiera aerodinámica, potencia o confort.
 
Si quieres conocer los métodos para ello y desarrollar las habilidades para introducir a nuestro ciclista dentro de su ventana de ajuste ideal te esperamos los días 25 y 26 de noviembre en Granada.

¿Modelo aplicable a los deportes de resistencia?

Si el trabajo de alta intensidad actúa de forma “profiláctica” ante la lesión pero si a su vez éste es además factor determinante de dicho aumento de riesgo…¿podriamos hablar de igual manera de la falta de estimulo o exceso de descanso? Ojo con esos periodos de transición y microciclos de recuperación sin cuantificar y sin comparar con los microciclos que les preceden.
Desde un contexto lesional en un proceso de recuperación me parece ideal porque precisamente salir del ratio que “por abajo” también supone riesgo me hace saber “cuando estamos preparados”….

CLOSE
CLOSE