AUMENTO SEÑAL NOCICEPTIVA

[vc_row][vc_column][vc_column_text]En publicaciones anteriores nos hemos sumergido en el papel de la nocicepción dentro de la respuesta dolorosa; y aunque nocicepción no es igual a dolor, no quiere decir que esta no sea importante. 

 

El aumento de la entrada de información nociceptiva es un factor para tener muy en cuenta que puede darse en diferentes situaciones, como tras sufrir una lesión aguda, por ejemplo. En la figura podemos ver tres situaciones en las que puede darse este aumento de la señal nociceptiva, por lo que debemos de saber cómo detectarlas y cómo regularlas.

[/vc_column_text][vc_single_image image=»18900″ img_size=»large» alignment=»center»][vc_column_text]Una de las herramientas que podemos utilizar es el ejercicio físico, pues a través de la liberación de opioides endógenos, así como la modulación del sistema inmune nos ayudará al recalibrado de los sistemas de detección y transmisión de la señal nociceptiva. 

 

¿Quieres saber qué tipo de ejercicio es el más adecuado? ¿Cómo introducirlo en personas con dolor crónico?

 

Todo esto y mucho más en la nueva edición del EPRF. 

 

Referencias: 

  1. Simpson RJ, Kunz H, Agha N, Graff R. Exercise and the Regulation of Immune Functions. Prog Mol Biol Transl Sci. 2015;135:355–80.
  2. Da Silva Santos R, Galdino G. Endogenous systems involved in exercise-induced analgesia. J Physiol Pharmacol. 2018 Feb;69(1):3–13.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.