ENTRENAMIENTO VISUOMOTOR Y METRÓNOMO

Cuando se produce una lesión, no solo se pueden llegar a producir cambios en los niveles de fuerza y masa muscular, sino que también se pueden generar desajustes en la modulación de los procesos excitatorios e inhibitorios a nivel cortical. ¿Qué podemos hacer para revertir estas alteraciones a nivel cortical?

Dos herramientas que podemos utilizar para esto son el entrenamiento de fuerza guiado con metrónomo y el entrenamiento visuomotor. Como podemos observar en este estudio, 4 semanas de entrenamiento de fuerza guiado por un ritmo externo (metrónomo) o el entrenamiento visuomotor (skill training) pueden generar aumentos en la excitabilidad corticoespinal (señales excitatorias) y una reducción en la inhibición intracortical de intervalo corto (SICI). Pero, sin embargo, el entrenamiento de fuerza tradicional (ritmo propio) no produjo ningún cambio en dichas medidas. ¿Cómo podemos explicar esto?

✅Cuando aumentamos la dificultad de una tarea, incrementando la información aferente (input) como en este caso, con información visual y/o auditiva se requiere de una mayor atención y una mayor activación de diferentes áreas corticales (cortex sensoriomotor, área premotora y área motora suplementaria). Todo esto puede generar cambios a nivel cortical (neuroplasticidad) como vemos en los resultados resumidos en la 3 imagen ⬆️

Además, otra ventaja respecto al entrenamiento de fuerza tradicional que no se recoge en dicho artículo, es que, podemos utilizar toda esta información aferente extra como una estrategia ‘’de distracción’’ (cambiando el foco atencional) para modular la percepción o interpretación en una determinada tarea. De tal forma, que podemos reducir esa hipervigilancia en la articulación lesionada y disminuir la percepción de amenaza del sistema. Por lo que, podríamos reducir la respuesta dolorosa. ¿No os parece increíble?

Pero no todo van a ser ventajas. Como podemos ver el entrenamiento de fuerza sin ritmo establecido mejoró los niveles de fuerza (1RM) en mayor medida que los otros tipos de entrenamiento. Por lo que, cada una de estas herramientas no excluye el uso de las otras, sino que se complementan.

Si quieres aprender más sobre cómo utilizar estas herramientas, te esperamos en nuestros cursos, apúntate en: www.en-forma.es

Artículos relacionados

MOVILIDAD:FASES INICIALES

“Quiero mejorar mi Movilidad ¿por dónde empiezo?”

Es muy común asociar el trabajo de Movilidad exclusivamente con los estiramientos pero estos no dejan de ser una herramienta más en nuestro arsenal.

Para comenzar un protocolo de trabajo que busque mejorar el RdM (rango de movimiento) debemos entender primero qué limita la Movilidad.

A modo de síntesis, el principal elemento limitador aquí es el dolor. Este es el que frena el avance de una articulación sinovial en su RdM, sea este avance de forma activa o pasiva.

Una pastilla de Excéntrico

Como conclusiones finales y qué podemos trasladar a la práctica, seas fisioterapeuta, readaptador o entrenador, tenemos:

Lo que no se evalúa, se devalúa. Así que mide antes y después para saber si de verdad se están produciendo cambios.
Conocer las características de nuestra intervención nos hará profesionales mucho más específicos, permitiéndonos mejorar nuestros resultados.
El tiempo de duración de la fase excéntrica en el entrenamiento de fuerza, tiene repercusiones a nivel de producción de fuerza, potencia y dolor post-ejercicio.

Respuestas